CONSEJOS PARA LE CUIDADO DE TU LENCERÍA Y PRENDAS DELICADAS

Temperatura del agua correcta.

El agua caliente es el enemigo acérrimo de la lencería ya que agranda las prendas y las deforma, acortando su uso. Aunque se crea que el agua caliente desinfecta no debe, nunca, superar los 30º la temperatura del agua.

 

No la expongas al sol.

Tus braguitas y sujetadores te agradecerán secarse a la sombra. Aunque pueda tardar algo más en secar, lo mejor para conservar en buen estado es elegir un lugar al aire libre sin sol directo ya que éste desgasta mucho los colores y hace que se pierda elasticidad. Esto hará que los colores permanezcan intactos durante muchos más usos.

 

Prohibido la secadora.

Es esencial evitar la secadora para que la ropa interior no se deteriore. Las altas temperaturas que se crean para conseguir el secado son un claro enemigo de las fibras que se utilizan para la ropa íntima.

 

Si deseas blanquear…

Cuidado con los productos que utilizas ya que pueden quemar los tejidos. Puedes probar a dejarla 10 minutos con jabón neutro antes de lavar a máquina. Hay que tener especial cuidado con blanquear prendas de encaje ya que en ocasiones puede cambiar el color de los mismos.

 

Bolsa especial para el lavado.

Es uso de esta bolsa ayuda a la protección de las prendas y evita que los aros puedan dañar la lavadora. Se recomienda utilizar el programa de ropa delicada y utilizar un jabón neutro.

 

Antes de ponerla en la lavadora…

asegúrate que no tienen ningún desperfecto, hilo suelto o rotura. Pero sobretodo, lo primero que debes hacer es leer la etiqueta interior de la prenda, dónde encontrarás las indicaciones concretas del fabricante.